domingo, 17 de mayo de 2009

New Blog

Diez más Ocho, venid

sábado, 18 de abril de 2009

Is Closed

Me llamo Pablo Flores, tengo 17 años. Soy uno más de los que no sabe qué estudiar a futuro y que les gusta una carrera cada semana. La semana del 13 Febrero me gustó periodismo y así nació este Blog. Muy nada que ver. Antes de mi hacerme este espacio, viajé Israel con mi familia a petición de mi padre religioso a los dos años, después encontré a mis padres en grado tres, me asaltaron dos veces, ingresé al Centro de Alumnos de mi colegio, luché dos años y medio por el Pase Escolar a los Particulares Pagados y aprendí piano gracias al regalo que me hizo mi abuelo, al que nunca le toqué piano. Actualmente soltero, condicional en el colegio hasta fin de año y con una familia estructurada de una hermana melliza, padres juntos y un hermano menor, plasmo en el Blog mi corta vida, esa que me lleva a pensar en grande pero con la realidad de que todavía me falta mucho por aprender de la vida.

Tanto tiempo, desde la última vez que me senté a escribir.

Tanto tiempo que me ahoga, que ya no me deja escribir.

domingo, 31 de agosto de 2008

Santiago en 100 Palabras

Amor a primera vista.

Con lágrimas en mis ojos te pregunté tu nombre. Me respondiste nerviosa y corrimos asustados por Alameda. Mañana nos juntamos de nuevo en Baquedano, ojalá terminemos encerrados en la misma cuca. Todavía me pica la nariz y esto de la educación me gusta.



El Elegido


Hoy se juntarían en la Estación Mapocho. Se levantó de la vereda, dejando a su amigo que dormía entre diarios y cartones. Cuando llegó vio a toda la comunidad callejera. Era un día especial, fue nombrado vagabundo principal del Mercado Central. Nunca le contó a su amo por el logro recibido... jamás volvió con él.



Verde y Rojo


Mi manager, vestido de verde, me empuja para salir al escenario. Una rutina repetida, tres de tenis al aire, para que me vean los que nunca me quisieron ver. Mi representante aparece y desaparece detrás del telón. Controla mi tiempo y el de mis espectadores. Corriendo me lanzo al indiferente público. Con un consuelo de cuatro monedas me agarra de un brazo el impaciente señor de rojo y me lleva hacia el camarín. Me siento en el pasto con mis pelotas en el suelo, prometiendoles que algún día volverán a mi pieza.



miércoles, 16 de julio de 2008

La vida es un sueño

Hace tiempo que no escribo, motivos son pocos, más que nada la paja de contar cosas que no interesan.

Hace tiempo también que pienso en mi abuelo, poco interesa, incluso escribí una columna para él, en la cual terminé llorando.

Me había pasado algo penca hace un año atrás, más que la muerte de mi abuelo fué el tener que pensar que nunca me abrí a conocerlo bien, nunca le hablé mucho sobre mi vida y nunca le toqué piano.

Hace dos días estaba en los faldeos de un cerro, hacía harto frío, como el que siento ahora cuando escribo, era una casa, grande y con mucho pasto. Algo hacía mi viejo con la muralla, le estaba poniendo rejas para que no pasara alguien, no me acuerdo mucho.

Salí de esa casa, ya de noche, bajando por el camino de tierra. Había una neblina espesa, esa que te humedece el polerón y no te hace ver bien el camino. Mi viejo hablaba de sus hueás, que debía terminar una prueba de matemática para el lunes y no había hecho nada... que porfavor le hiciera una copia por el computador.

Caminando llegamos a un camino que se abría entre el cerro. Llegamos a una casa en la que se podía observar la prueba de fuegos artificiales para año nuevo.
En la casa estaba mi familia, el Pepo, la Cuchi, la Cata y la Isa, varios más hablando con unas viejas que me parecían familiar.

Hola, cómo está señora? -le dije a la vieja de los botones grandes y chaqueta lila.

Pablo, no te pueden escuchar, no hables con ellas -me dijo... no sé si mi vieja y mi hermana.

Todo era normal, excepto algo.

Apareció como un invitado más de la casa. Le dije a mi hermana que estaba él, ahí, sentado encima de ese sofá rojo; no me dijo nada y le fué a dejar unos canapés. Él me miró y le pregunté si quería otro canapé, sonrió.

Algo me parecía extraño, pero preferí disfrutar el momento. Me acerqué al sofá, le dí el canapé con pasta de huevo. Estaba más joven, pero no se podía mover.

Pasó un rato y lo abracé, le dije que tenía un Blog, que me gustaba de a poco la lectura, que había pololeado cinco meses, que lo había pasado la raja, que tengo la PSU encima y hace poco me habían suspendido y dejado condicional por puras hueás.

No me dijo nada, sólo me abrazaba.

Te quiero abuelo -le dije entre lágrimas. No me dijo nada.


Abrí los ojos y ya no estaba.

jueves, 10 de julio de 2008

Bajoneado

Hace mucho que no me aparezco por aquí.

Hace tiempo que tenía planeado hacer un proyecto.

Hace tiempo que esperaban que me tropezara, para pisarme por un buen rato.

Pocas veces fuí al Preu, prefería quedarme pegado en un notebook escribiendo el proyecto del seminario que tenía planeado hacer. Casi un mes huebiando. Me lo aprobaron, todo la raja, incluso tenía el contacto con la facultad de Derecho de la UC, UDP. Eran mas de 20 páginas con puras palabras bonitas.

Se fué a la mierda todo.

Tenía que presentar una maqueta del Alvaro para Química y terminamos haciendo un cartel en contra de UTP con la base de la maqueta de la molécula.

Me suspendieron una semana.

Estoy condicional.

A la mierda el proyecto.

viernes, 20 de junio de 2008

Grado Tres


Hoy me desperté temprano, tomé el mismo desayuno, encendí el computador y jugué un rato al Fifa 98'. Les juro que no me aburro jugando con Brasil.

Mientras escuchaba a mi hermano llorar sentí pasos fuera de mi casa, tocaron la puerta preguntando por mí.

Hola Tía, ¿tá el Pablo? -me dijo el Nacho.

¿Fería de las Pulgas? -le dije con una sonrisa y ojos de moneda de cien.

Salí con un canasto de juguetes, ese mismo canasto que hace algunos años atras guardaban verduras en el Minimarket de mi familia.

El puesto que tenía para vender mi mercadería era preferencial, estába pegado al pasillo de entrada del condominio, la competencia era un poco pobre, algunas pistolas de agua, unos juguetes de la Cajita Feliz, láminas holográficas y revistas usadas.

Mi estrategia era vender objetos novedosos y que fueran para los residentes del condominio. Vendía con mi hermana libros, pulseras, juguetes del Mc donalds y más libros. Nunca me han comprado "La Iliada" de la editorial de mi abuelo, yo creo que es porque La Iliada es el típico nombre de una mujer que cuenta su vida.

Al Nacho le compraron la pistola de agua. Estaba más picado, juré que nunca más iba a jugar a la pelota con él, tenía $2500... yo y mi hermana $500.

A ratos iba al puesto de la copetencia, recogía uno de mis libros o juguetes y los ofrecía, quitándole la clientela a todos. Me resultó y ganamos $1000 más. Fué lo máximo.

Siempre he deseado comprarme el helado de hueso, el "huesocanivalidosodesabory"... llegué al negocio del Alberto y pregunté si tenía el famoso helado. Mirándome indiferentemente, no le importó lo que le decía. Le pregunté por segunda vez y me negó con la cabeza.

La competencia del Alberto es la Berta, una señora que se parece a las tortugas ninjas con lentes y sube todos los precios. Le compré igual el helado.

Estaba tan feliz por mi helado que entré al condominio y corrí, dejándo mis libros, mi mercadería y por sobre todo a mi hermano chico que miraba como atendía mi hermana a la señora Iris. Decidí mostrarles el helado-hueso a mi mamá. Entré a mi casa con cuidado, tratando de sorprenderlos con mi súper helado.

- "Mamá, cacha el helado que me compre...", no respondió nadie. La cocina estaba sola, el agua hirviedo se salía por la olla. Todo normal.

Decidí que si no estaba en la cocina debería estar en el baño, o mi mamá o mi papá. Abrí la puerta del baño y nada tampoco... que raro, demás no estaban.

Pocas veces mi Papá o mi Mamá deja la luz encendida del baño... me entró la curiosidad, segundos después me dió lo mismo.

La puerta de la pieza de mis papás estaba entre junta, como nunca, y entre la separación de la puerta con la muralla no se veía nada... eran las una de la tarde y oscuro. Muy raro.

Abrí la puerta y abrí los ojos... pienso ahora que ya no soy un niño común y corriente y no veo a mis padres igual que ayer... nunca los había visto así y ojalá no los vuelva a ver nunca más así.

Mi Viejo me dijo que era normal.

Yo como niño pre-puber le dije que no se preocupara.

Ahora no puedo dormir.

Santiago, Diciembre de 2001

lunes, 26 de mayo de 2008

Facebook!



No seré un comentarista más de la Televisión que si termina mal el partido, habla hueás.

Lo pasé la raja.

Y ahora?

Sigo caminando!

Métale a intrusear!